Dejar de ser solo espectador

La consigna parece fácil: levantarse de la butaca. Vivir (ver y hacer) el cine social implica una predisposición mayor a debatir las problemáticas sociales para hacer una relectura sobre nuestra manera de actuar. Es por eso que decidimos darle un espacio más amplio a este camino de reflexión.

Cada año entre todos y todas construiremos el Festival Internacional de Cine Social de Concordia, con actividades con escuelas, películas, más debates, charlas abiertas, talleres de capacitación e invitados.