fuente de la foto:  prensacontrapunto.com.ar

Desde el Festival Internacional de Cine Social de Concordia nos solidarizamos con la Comunidad Potae Napocna Navogoh (La Primavera) del Pueblo Qom (Provincia de Formosa), quienes desde hace ya más de dos años sufren distintos atentados contra su seguridad y sus vidas a partir de que decidieran dar visibilidad a su lucha por el territorio ancestral que les pertenece.

 Asimismo repudiamos los asesinatos que se han llevado a cabo en contra de la comunidad de manera sistemática a lo largo de estos dos últimos años, siendo el más reciente el pasado 4 de en

ero en Villa Río Bermejito, Chaco, donde un niño qom de 12 años fue atacado a golpes de manera brutal. (http://comunidadlaprimavera.blogspot.com/2013/01/otra-muerte-en-nuestra-comunidad.html)

 Juan Daniel Asijak, sobrino del Qarashe Félix Díaz (líder Qom), murió el 9 de enero luego de agonizar durante 4 días producto de una fuerte golpiza, las autoridades han tratado de disfrazar el caso, según denuncian los familiares de la víctima.

El 9 de diciembre del pasado año, un vehículo embistió la motocicleta en la cual viajaban Ricardo Coyipe, su esposa Celestina Jara y su nietita de 10 meses, Yanina, provocando la muerte de estas dos últimas. (http://comunidadlaprimavera.

blogspot.com/2012/12/nuevo-atentado-contra-nosotros.html

http://lavaca.org/notas/dos-muertes-y-un-nuevo-atropello-a-la-comunidad-qom/)

 En 2010, mientras miembros de la comunidad realizaban un corte de la ruta 86 en busca del reconocimiento por las tierras que les pertenecen, la policía provincial reprimió a los manifest

antes dejando como resultado la muerte de Roberto López y un policía. Incluso luego de este hecho otros dos integrantes fallecieron atropellados, Mario López y Mártires Lopez.

A lo largo de 2012 el Qarashe Félix Díaz (líder Qom) y su familia sufrieron distintos atentados contra su vida o su integridad física. Estos hechos estarían directamente relacionados con su intensa actividad y compromiso en relación a los derechos de la comunidad que representa.

Les solicitamos a todos nuestros

 lectores que por favor colaboren en difundir su lucha.

Carta a la Presidenta de la Nación

El Lenguaraz Pablo Denardi, de la comunidad Qompi Naqona’a de Villa Río Bermejito, el Impenetrable, Chaco, el 10 de enero redactó la siguiente carta a la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner:

Le escribo en nombre de los que si le escriben, son perseguidos o asesinados. Perdone usted se le moleste, nuestra playa recibe muertos, mientras que usted en algún puerto recibe un imponente barco. Hace 500 años recibimos también a muchos hombres de blanco, que hablaban bien como usted, y como usted también hablaban mucho. Hace ya tiempo nuestros hermanos acamparon enfrente de su casa, la de color Rosa, acamparon hermanos a los que se les quemó la casa, a los que se los golpeó y mató. Usted no nos recibió, seguramente debía llegar algún otro barco, o quizás algún actor importante había acaparado su atención. Queremos sepa nos siguen matando, queremos sepa seguimos sufriendo. Jorgelina, la hija de Félix tiene miedo de ir a la escuela, varios ancianos portan secuelas por los golpes dados aquel día de lluvia en la ruta. Andrés Silva murió por negligencia médica, Galván flotó en el río el 23 de enero de 2012, Imber apareció en la playa este pasado sábado 5 de enero de 2013, y este miércoles 10 de enero Pablo Asijak enterró a su hijo. Celestina y un bebé de diez meses, en sueños aparecen y nos hacen doler el alma. La joven violada en Espinillo sigue adoleciendo por la injusticia cometida. Y yo un lenguaraz, que tiene su color de piel, odia tener que ver todo este dolor que lo rodea. Quisiera que viera los ojos estos que veo en los rostros de los que hoy son mis hermanos. Quisiera al menos no 6 ni 7 ni 8, sino tan solo una vez usted pueda mirar a los ojos a nuestra comunidad. Le escribo porque aún creo en las palabras, y por ser uno de los pocos que en lengua castellana le puedo traducir el dolor que aquí se vive. Aquí no llegan los twiter, ni las teleconferencias, la vinchuca da vueltas por nuestro rancho, y esclavos de la lluvia, a veces de sed morimos. Pero rendidos no estamos, y no es desde la lástima que le escribo. Sino desde el resisto diario con el que alimentamos nuestra lucha. Y aunque pocos escuchan, llegará el tiempo en que haremos una obligación el que nos preste sus oídos. Llegará el tiempo en que el río no nos traiga más dolor. Llegará el color del monte a florecer nuevamente. Le escribe quien rodeado de muertes, persigue la esperanza de hacer renacer la vida. Lo más terrible se aprende enseguida, lo hermoso nos cuesta la vida. Aiom nitogoñe kaika carcañipi qom, naroqshe pexaraiq. Lenguaraz Pablo Desde El Impenetrable, Chaco, 10 de enero de 2013