Fuente: http://diariopinion.com.ar/news/

Félix Díaz fue dado de alta. “Fui tratado como un rey, pero -SOLO- voy a agradecer cuando todos mis hermanos reciban una atención igual”, dijo.

El líder qom Félix Díaz aseguró categóricamente que la camioneta que lo quiso embestir actuó intencionalmente, lo responsabilizó -directamente- a Gildo Insfrán, porque siembra odio contra los que no se arrodillan ante él, e incentiva a perseguir a los que no les dicen todos los días “gracias Gildo Insfrán”. “Mis reclamos y nuestras demandas les molestan. Nuestros reclamos son territoriales y nuestras demandas por respeto a nuestros derechos y libertades. Pero mi principal preocupación es que no existe justicia, por lo menos los aborígenes no tenemos acceso a la justicia y si no tonemos justicia no tenemos nada. Esto tiene que cambiar, no nos escuchan, nos acorralan, nos ponen al borde del precipicio y no obligan a tomar medidas de protesta que luego criminalizan. No pueden obligarnos a seguir ofrendando vidas, para ser escuchados”, advirtió Félix Díaz.

El líder qom Félix Díaz que la semana pasada, sufriera un accidente de tránsito al ser encerrado por una camioneta negra que lo rozó a gran velocidad, tras ser dado de alta del Hospital de Alta Complejidad a donde había sido traslado por Gendarmería Nacional, desde el Hospital de Laguna Blanca, volvió a ratificar que “el “accidente” fue que sobreviviera” nuevamente, a una maniobra que fue intencional”. “No es la primera vez que me atropellan y es la cuarta vez que me quieren matar”, aseguró categóricamente el referente de La Primavera.

El sábado cerca del mediodía ante la presencia de la delegada de la defensoría del pueblo de la nación la doctora Marina Morales Rios, la subsecretaria de Derechos humanos de la provincia doctora Maria Sylvina Araúz y los doctores Beatriz Villaba, Samuél Gutierrez, el director Marcelo Prochasko, además de representantes de organizaciones de no gubernamentales y derechos humanos, fue dado de alta el líder qom, que tras almozar en la ciudad, recibir a referentes políticos y de la cultura y, atender a la prensa local y nacional que lo aguardaban, regresó siempre custodiado por Gendarmeria Nacional a La Primavera, desde donde planea seguir con su lucha. Agradeció los cientos de llamados de solidaridad y de los representantes de organismos nacionales que se preocuparon por su salud.

“No fue accidente. Fue por nuestro reclamo territorial”
ESTO ES RESPONSABILIDAD DE GILDO INSFRÁN

“No se quién pudo ser, en el 2008 como se denunció en la policía el ex policía Avalos intento asesinarme porque denuncie una chacra que usurpa dentro de nuestra comunidad, después un coche me choca en la ruta bajan y me amenazan, en el 2010 los Celias me disparan y mi honda me salvó, y después me salve de la policía que ya me tenían amenazado de muerte, pero el que más amenazado me tiene es el intendente de 7 Palmas, que siempre le dice a todo el mundo que cuando me vea por la ruta me va a matar, también hay que tener en cuenta la radio del gobierno de Laguna Blanca que maneja Flabian Benitez que nos odia y esta todo el día, hablando mal de nosotros endemoniándonos, pero siempre el responsable máximo es el gobernador Gildo Insfrán y el gobierno nacional, que permiten todas estas cosas, no dan respuestas e insitan a que nos discriminen y persigan”, relató.

Félix Díaz que ya en el 2008 fue atropellado intencionalmente por un auto cuando venia en su bicicleta, con el agravante que en aquella oportunidad bajaron del vehículo cinco muchachos para golpearlo, amenazarlo y desafiarlo a que vaya a denunciar a la policía, “seguí denunciando indio pelotudo, a ver quien te da bola recuerda”, que le dijeron.

Es la cuarta vez que atentan contra mi persona, les molesta que denuncie permanentemente la injusticia que reina en nuestro suelo, la discriminación en los accesos a programas nacionales, las violaciones a los derechos que el estado debería garantizar, y “sobre todo- nuestros problemas territoriales, los despojos, las usurpaciones al territorio aborigen y la enorme cantidad de gente que hoy tienen intereses económicos sobre nuestras tierras, que saben que van a tener que matarnos para que nos callemos ante el despojo”.

SOLO QUEREMOS JUSTICIA

“Pero lo que más duele y lo que más necesitamos es tener acceso a la justicia, en Formosa la justicia es dependiente xenofóbica, depende hasta de la policía, funciona como escribanía que certifica y justifica lo que ordena el comisario. No existe la justicia para los aborígenes, las denuncias que prosperan en nación, son rechazadas en Formosa. En esta provincia nunca se toman denuncias de los aborígenes y si las toman descartan sus pruebas, rechazan sus testimonios, les niegan derechos, lo acorralan, los presionan, los obligan a tomar medidas de fuerzas como los cortes de ruta que después reprimen”. “Lo que más necesitamos es justicia independiente, si tenemos justicia tenemos todo, si la justicia las imparten los comisarios, no tenemos nada, ni democracia”, explicó Félix Díaz.

“ME SALVE DE MILAGRO”

“Ese pueblito llamado Laguna Blanca me genera mucho miedo, yo presentía algo, pero no me pude dar cuenta lo que me iban a hacer, rodé y me quede desmayado sobre la ruta, me salve de milagro”. “No se a quién pertenece la camioneta y menos quien manejaba, solo sé que era una camioneta negra que apareció de repente, a toda velocidad, que el hombre no se detuvo nunca y que fue intencional, porque la ruta estaba desierta, yo venia casi sobre la banquina y de pronto todo sucedió como un relámpago, la camioneta me encerró y rozó, rodé sobre el asfalto -gracias a Dios no venia ningún vehículo por la ruta- y en el último tumbo se me zafó el casco y quede desvanecido, al reaccionar estaba rodeado de mucha gente que me ayudaba, me incorpore y mareado y como pude llegue hasta mi casa, donde informaron a gendarmería, al ministerio de Interior y a la defensoría del pueblo de la nación, llamaron a un médico, me trasladaron al Hospital de Laguna Blanca y como no tienen tomógrafo me trasladaron custodiado por Gendarmería Nacional al Hospital de Alta Complejidad, donde ingrese a Terapia Intensiva para observación, donde me trataron muy bien, me dieron sala privada y una excelente atención, pero me gustaría que todos mis hermanos y todos los pobres de la provincia pudieran tener acceso a la misma atención que me dieron a mi, porque se la merecen”, aseguró.